La sorprendente fauna y flora del Teide

La sorprendente fauna y flora del Teide

La fauna del Teide, ligada al carácter volcánico del parque, constituye una de las más singulares del
país con multitud de especies endémicas. Sus más de 18 000 hectáreas protegidas albergan 6 hábitats de interés comunitario, marcados por las
condiciones climatológicas extremas de la zona.

La fauna de este parque nacional es especialmente la invertebrada y tiene gran interés biológico por la exclusividad de
sus ecosistemas. Tiene más de 1000 especies de las que casi la mitad son endémicas de Canarias. Entre ellas hay
especies exclusivas de Tenerife, e incluso, encontramos especies exclusivas del propio parque.

Entre los insectos más llamativos están las mariposas diurnas, el endemismo Cyclyrius webbianus
es una de las más comunes, junto a la abeja.

Cyclyrius webbianus. Fauna del Teide

Tenemos fauna aeroliana, ligada a condiciones extremas y donde el viento es el principal
suministrador de alimento, de materia orgánica. Por ejemplo, la tijereta endémica Anataelia
canariensis, el opilión Bunochelis spinifera, el escarabajo Hegeter lateralis, o el Pimelia ascendens,
emblemático del parque.

Tenemos que mencionar además el hábitat de las cuevas, donde se encuentra la araña Dysdera gollumi,
exclusiva de este lugar.

Dysdera gollumi. Fauna del Teide

Uno de los reptiles más llamativos es el lagarto tizón, fácil de ver en primavera y verano. Más difícil de
visualizar es el perenquén, que es nocturno e insectívoro. De forma aún más escasa se ve la lisa, con
su característico dorso cobrizo sobre negro.

Avifauna

Una de las aves más frecuentes es el cernícalo vulgar. Mucho más escaso es el halcón tagarote, que se
alimenta exclusivamente de aves, como la paloma bravía.
También tenemos el alcaudón real, y en los matorrales aparecen el mosquitero canario, la curruca
tomillera, la curruca cabecinegra o el herrerillo africano. El ave más emblemática del parque es el
pinzón azul, otro endemismo que frecuenta lugares abiertos con manantiales, aunque prefiere los
bosques. Dos endemismos compartidos con el archipiélago de Madeira son el vencejo unicolor, y el bisbita
caminero.

 

Mamíferos

Los murciélagos son los únicos mamíferos autóctonos de este territorio. Por la noche se pueden ver
el murciélago rabudo, el nóctulo pequeño, el murciélago montañero y el endémico murciélago de
Madeira y orejudo canario.
El resto de especies han sido introducidas, como el conejo y el muflón. Otros mamíferos presentes
son la rata de campo, el ratón doméstico y el erizo moruno.

Flora

La flora del Teide que domina el paisaje es el retamar, cuyas especies más representativas son la
retama del Teide y el codeso de cumbre. En el límite inferior aparece el pinar. Otras especies son la
hierba pajonera y el abundante rosalito de cumbre.
En parajes pedregosos encontramos el endémico alhelí del Teide, que junto con la tonática, que
crece en grietas de zonas rocosas, tiene propiedades medicinales. La margarita del Teide y la violeta
del Teide crecen a las mayores altitudes. Al igual que el edelweiss del Teide que vive en las tierras
calentadas por el vapor de agua de las fumarolas.
No pueden olvidarse el cedro canario y el moralito, propios de los riscos, el escaso cardo de plata, ni
el rosal del guanche, arbusto exclusivo de Canarias.
Resulta interesante observar la fauna del Teide, así como su flora, por su variedad y su exclusividad.


Quizá te pueda interesar

La sorprendente fauna y flora del Teide
¿Qué te ha parecido este artículo?